Vuelven las hipotecas a tipo fijo

Vuelven las hipotecas a tipo fijo

Existe una tendencia de abaratamiento de las hipotecas a tipo fijo motivada por una oferta mayor y también por ser una opción más barata. Sin embargo, es necesario preguntarse a quién le puede interesar este tipo de crédito teniendo en cuenta que es necesario contar con ingresos bastante elevados y también ahorros importantes para hacer frente a un coste mayor de financiación.

Según algunos economistas y ejecutivos de entidades financieras este producto es ideal para quien desea saber exactamente cuánto irá a pagar cada mes y hasta la última cuota de su crédito, sin tener en consideración que cuando el euribor esté más bajo estará pagando un poco más.

Para este perfil de cliente lo más importante es tener la seguridad de que su cuota mensual no estará sometida a los vaivenes del mercado, de allí que hoy es posible encontrar buenas ofertas con intereses por debajo del 4% y se prevé que en los próximos meses estas ofertas irán mejorando.


Antes de tomar una decisión es necesario tener en cuenta los puntos comentados anteriormente y algunas diferencias que van un poco más allá de la cuota misma como por ejemplo, el plazo de amortización pues en las del tipo variable hoy se alarga hasta los 30 años mientras que las de tipo fijo no superan por lo general los 20 años.

Otra diferencia se relaciona con el  porcentaje de financiación pues una hipoteca a interés variable ofrece hasta el 80% del valor de compraventa del inmueble, mientras que en una a tipo fijo desciende hasta el 60% de la tasación.

Lo más recomendable es tomar lápiz y papel y colocar todas las variables de uno y otro tipo de hipoteca y tomar la decisión en base a datos objetivos, como por ejemplo ahorros con los que se cuenta para cubrir la parte de dinero que el banco no financia y también el trabajo con el que se cuenta en la actualidad y perspectivas futuras de estabilidad laboral para hacer frente a este compromiso.

Por lo demás ambos tipos hipotecarios no difieren mucho en relación a la vinculación que las entidades bancarias requieren para ofrecer un interés atractivo, sin olvidar las comisiones, siendo lo más habitual que el cliente deba domiciliar la nómina y contratar un seguro de vida y otro de hogar con la misma entidad.

Un buen consejo es buscar el menor plazo posible y siempre simular la cuota cuando se trata de una hipoteca a tipo variable para, en caso de una subida del euribor, evitar llevarnos sorpresas en el futuro.

Publicado el 15-07-2015