¿Qué costes comporta la formalización de hipoteca de una vivienda de segunda mano?

¿Qué costes comporta la formalización de hipoteca de una vivienda de segunda mano?

Tras la aprobación y entrada en vigor de la Ley Hipotecaria de junio de 2019 son muchos menos los gastos que el hipotecado tiene que asumir. Para que el banco apruebe la operación y de viabilidad a la concesión de la hipoteca, el hipotecado tendrá que hacer frente únicamente a dos gastos: la tasación de la vivienda  y la copia de la escritura.

El resto de los gastos los asume el banco por ley y serán los gastos de notaría, de Registro, de gestoría, su propia copia de la escritura de la hipoteca y el Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados. 

¿QUÉ OTROS GASTOS TIENE LA COMPRA DE VIVIENDA DE SEGUNDA MANO?

Además de los gastos asociados al préstamo hipotecario, la compra de vivienda de segunda mano lleva consigo unos gastos asociados a la compraventa en sí. Por un lado, está el gasto de la notaría, cuyos honorarios están regulados por el Estado. También hay que tener en cuenta que habrá que registrar la vivienda a nombre del nuevo propietario, por lo que hay que acudir a inscribir las escrituras de compraventa al Registro de la Propiedad.

Otro punto importante son los impuestos que hay que pagar a la hora de la compraventa. Cuando se trata de una vivienda de segunda mano, no hay que pagar IVA (que sería del 10% del precio del inmueble), sino que hay que hacer frente al Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales (ITP) cuyo importe dependerá tanto del precio escriturado como de la comunidad autónoma donde se encuentre la vivienda, aunque suele aplicarse un tipo que se sitúa entre el 5-6% y el 10%. Para viviendas compradas por familias numerosas, personas con discapacidad o jóvenes, conviene consultar el ITP ya que suele contar con tipos reducidos. 

Cabe decir que todos estos gastos pueden ser negociados y apalabrados entre las partes y que se designen por contrato quién se hace cargo de cada gasto.

Publicado el 10-08-2020