Okupación de viviendas

Okupación de viviendas

Nace la Asociación de Afectados por la Okupación, para proteger los derechos del propietario de la vivienda, debido a que no existen las herramientas adecuadas para combatir este delito.

El término “Okupa” y sus derivados, se refiere a la ocupación de viviendas sin habitantes, cuyo fenómeno ha existido siempre y en aumento. Se refiere exactamente a ocupar, sin violencia o intimidación, un inmueble o edificio que en ese momento se encuentre sin habitantes, con el propósito de permanencia.

Los Okupas nacieron junto con el movimiento hippie en los años 70, en Alemania, Inglaterra y Holanda, como una expresión más de la filosofía hippie.

En España el gran auge se vivió en los años 60 y 70, como forma de dar salida a la gran demanda generada por la afluencia de población del campo a las ciudades. Se ha convertido en un paraíso para los Okupas, debido a la debilidad de la legislación. Siendo junto con Portugal una situación única en Europa.

Las soluciones frente a este fenómeno en España no están otorgando una tutela judicial rápida y segura. El origen de la falta de defensa jurídica que sufren muchos propietarios, tiene causa directa con el Código Penal de 1995, que introdujo el delito de usurpación de bienes inmuebles, castigado con penas de tres a seis  meses, para aquellos supuestos de ocupación de un inmueble.

Existe un problema de interpretación de parte del juez a la hora de iniciar un procedimiento penal, ya que no todas las ocupaciones de inmuebles que no constituyen morada dan lugar al delito. Además de ser un proceso largo y tedioso, no da lugar a una resolución segura para el propietario.

Desde el punto de vista civil, no existe un proceso específico para estas situaciones, debido a esto los tribunales han acogido para su viabilidad y desarrollo el procedimiento de desahucio exprés, que requiere abogado y procurador de los tribunales (el proceso puede durar entre 9 meses y 18 meses).

Lo que reclaman los afectados, es que exista una especie de “guía de actuaciones” igual para todo el territorio nacional y avalado por la Justicia.

La Asociación además denuncia que la “okupación” está generando el surgimiento de mafias dedicadas a la extorsión de los propietarios de viviendas, se ha vuelto un negocio y aprovechando además, la crisis de la pandemia.

Parece ser que falta mucho para que se vean soluciones reales a este problema ilegal, siendo que todas las partes involucradas se dan cuenta de las falencias del sistema legal.

Existen dos vías de acción, la vía penal hace falta presentar denuncia por un delito de usurpación de bienes inmuebles y castigados como delito leve. Se resuelve con una multa y el desalojo, para la cual se establece la fecha en la sentencia condenatoria. 

Y en la vía civil el procedimiento se inicia mediante la interposición de una demanda de juicio verbal, siendo necesaria la intervención de abogado y procurador.

Es importante actuar bajo la ley y no tomar la justicia por nuestra mano, ya que eso nos llevaría a incurrir en un nuevo delito.

Publicado el 13-10-2020