Consejos para que tu casa de vacaciones esté segura

Consejos para que tu casa de vacaciones esté segura

Una casa de vacaciones segura es fundamental porque también puede ser origen de muchas preocupaciones. Hacer de tu segunda residencia una casa de vacaciones segura, evitando la amenaza de robos, okupas y similares es tan sencillo como poner en práctica ciertos consejos antes de abandonarla.

Una de las mejores fórmulas para evitar sorpresas inesperadas es visitar la propiedad con cierta frecuencia. Recomendamos no dejar en su interior objetos de valor o documentos importantes.

La domótica ha abierto un universo de posibilidades que, más allá del confort interior, suponen un incremento en la seguridad de las viviendas tanto de uso habitual como vacacionales, por ejemplo, te permitirá simular que la casa está ocupada. Basta con programar el encendido y apagado de luces o la apertura y cierre de persianas para que los ladrones desistan de sus intenciones ante la posibilidad de que el inmueble esté habitado.

Más allá de los simuladores de presencia, instalar un sistema de seguridad es otro de los consejos más efectivos. Las alarmas, como cualquier recurso que suponga una dificultad añadida frente a otros inmuebles, pueden ser claves para evitar un asalto e, incluso, una okupación.

Las puertas de seguridad son importantes en este tipo de residencias vacacionales. Igual que las rejas de las ventanas que, sumadas a vidrios o persianas, reforzarán la seguridad en la vivienda.

En la misma línea encontramos las cerraduras de seguridad. Estos mecanismos incluyen sistemas antibumpig, una de las técnicas de robo y ocupación más populares. Otra alternativa son las cerraduras inteligentes. En estas piezas se sustituyen los tradicionales engranajes por mecanismos digitales.

Un vecino de confianza, un familiar o un amigo pueden ser de gran ayuda a la hora de abandonar una casa de vacaciones. Delegar en ellos la tarea de revisar el estado de la vivienda con cierta frecuencia o, sencillamente, retirar el correo es un mecanismo de lo más efectivo.

Una práctica capaz de minimizar los riesgos de sufrir una okupación o un robo por la ausencia de habitantes, ese es el alquiler. De este modo, podrás mantener tu casa de vacaciones para tu disfrute personal, al tiempo que la proteges el resto del año y, de paso, consigues unos ingresos extras.

Publicado el 09-09-2020