Cómo lidiar con vecinos ruidosos

Cómo lidiar con vecinos ruidosos

A todos nos ha tocado alguna que otra vez el típico vecino que arrastra muebles todo el día (incluso por la noche) o pone la tele al máximo a la 1 de la madrugada. La mayoría de la gente no sabe como lidiar con estos casos, así que os damos algunas orientaciones por si os encontráis en esta situación.

Límites legales de ruido

En principio, cada comunidad autónoma y municipio tiene su propia normativa sobre los límites del ruido, pero en 2007 el Gobierno estableció cierta normativa para las viviendas, hospitales y centros educativos y culturales. Para empezar se fijan dos horarios: el diurno que va desde las 7 u 8 de la mañana hasta las 11 de la noche (si es fin de semana se amplia hasta las 8, entre semana es hasta las 7). Y el horario nocturno, que es el resto del día (de 11 de la noche a 7-8 de la mañana).

Esta ley establece que dentro de la vivienda el límite de decibelios para el horario diurno es de 45, exceptuando en el dormitorio que baja a 40. Durante la noche el rango baja, situándose en 35 decibelios en la casa y 30 en el dormitorio. Para comprenderlo un poco más, podemos decir que un aspirador genera 65 dB. Una calle con mucho tráfico alcanza los 75 dB. El despertador o la televisión a un volumen elevado, pueden llegar a los 75 dB, igual que una lavadora, el teléfono móvil o una batidora. Por lo tanto, es importante también la insonorización adecuada del edificio: si no, no podríamos poner ni una lavadora de día.

 

Mis vecinos hacen un ruido excesivo… ¿Qué hago?

Hay varios pasos a proceder en estos casos. El primero siempre debería ser hablar directamente y de forma pacífica con los vecinos para llegar a un acuerdo. Casi siempre el problema se termina aquí, pero hay casos en que agotamos esta vía y los ruidos no cesan. Después de eso, podemos recurrir al presidente de la escalera para intentar otras vías de diálogo e incluso exponerlo en las reuniones de vecinos.

En caso de que esto tampoco funcione, podemos presentar una demanda. Hay tres tipos de vía, según la gravedad del caso:

  • Vía administrativa: se interpone la denuncia en el Ayuntamiento, ya que corresponde a los consistorios defender el derecho de los ciudadanos a una convivencia tranquila, aplicando las ordenanzas municipales.
  • Vía civil: la denuncia se interpone contra quien produce las emisiones sonoras molestas. Los trámites varían en función del lugar de donde provengan los ruidos: del propio edificio, de edificios colindantes o de actividades en la calle.
  • Vía penal: este procedimiento se usa cuando el ruido supone un riesgo de grave perjuicio para la salud de las personas (artículo 45 de la Constitución). El Código Penal (artículo 325) castiga con penas que varían entre los 6 meses hasta los 4 años a quienes lo infringen.

 

Me han dado la razón. ¿Qué sanciones tendrán los vecinos?

Como siempre, depende de la gravedad de la infracción. Se miden por muy graves, graves o leves. Según la ley 37/2003 del Ruido se establecen unas sanciones que pueden ir desde 600 euros (en casos leves), pasando por 12.000 euros (en casos graves) y terminando con un máximo de 300.000 euros (en casos de extrema gravedad).

 

Legislaciones

 

Unión europea

Directiva 2002749/CE del Parlamento Europeo y del COnsejo, sobre evaluación y gestión del ruido ambiental.

España

Ley 37/2003, Ley del Ruido

Real decreto 1513/2005 que desarrolla la ley del Ruido

Real decreto 1513/2006 sobre protección de la salud y seguridad de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición de ruidos.

Real decreto 1367/2007 por el que se desarrolla la ley del Ruido en lo referenta a la zonificación acústica, objetivos de calidad y emosiones acústicas.

Publicado el 26-10-2015